Estamos viviendo un importante momento a nivel mundial y frente a esto debemos empezar a buscar respuestas y soluciones que nos ayuden a reducir su impacto en la industria empresarial de manera urgente, siendo la tecnología una de las principales opciones. La transformación digital, el fácil acceso a la conectividad, y la coordinación público-privada, pueden transformarse en un aspecto importantísimo a la hora de prevenir y mitigar los riesgos que ha provocado esta pandemia, para recuperar en el mediano y corto plazo el desarrollo económico y cultural de Latinoamérica y el mundo.

Si consideramos que México cuenta con más de 87 millones de usuarios de comunicaciones móviles, de los que el 95.3% usan Smartphone, según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2019. Es posible deducir que contamos con una herramienta valiosa para combatir este virus que ha provocando cambios que posiblemente serán permanentes en la industria y el sector económico y social.

El inminente impacto del Covid-19 ha obligado a diversas industrias (que no se habían atrevido a innovar), a digitalizarse más de lo esperado; se normalizó el trabajo a distancia, las video llamadas, gestión organizacional remota o el seguimientos online de procesos para mejorar la operación y tomar decisiones a tiempo, a través de aplicativos móviles y herramientas digitales. Esta situación nos ha hecho ver con más claridad los beneficios que entrega la tecnología y a la vez cuestionarnos cómo vamos a regresar a esta “nueva normalidad” de la mejor forma, adaptando nuestras vidas a una realidad que se mantendrá en el tiempo y amenaza con impactar en todos los niveles de la industria y de la vida misma.

El constante cambio e innovación es parte de nuestra realidad actual, dejando atrás los costosos y largos métodos tradicionales que no ayudan a la renovación digital. El reto es adaptarse al cambio, pues la manera en la que nos relacionamos, gestionamos, trabajamos e interactuamos en sociedad, han cambiado de manera drástica en muy poco tiempo. Esta revolución digital significa una gran oportunidad para que las empresas puedan desarrollar y entregar soluciones acordes al mercado que puedan solucionar las problemáticas actuales de manera digital y remota.

Finalmente hay que considerar que la tecnología ha sido el motor para crear nuevos métodos que faciliten la vida de las personas y a su vez el desarrollo de las compañías. El útimo tiempo hemos visto que los avances tecnológicos entregan beneficios reales en la optimización de la gestión operacional, especialmente al reducir los recursos asociados y al mejorar la experiencia de los usuarios o clientes, perfeccionando nuestros productos y servicios a través de la tecnología.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *